El Trastero de Jesús Alonso

Vista general. En primer plano, el Spectrum con teclado SAGA I. Detrás, el monitor Zenith de fósforo naranja con la unidad de disco flexible de 5 ¼” debajo. A la izquierda, el cassette Sanyo y a la derecha, la impresora Star SG10:
Primer plano del teclado. En el ángulo superior derecho, el pulsador de NMI y el conmutador de bancos de ROM. Detrás está el pulsador de Reset:

Vista cercana:
Primer plano de la impresora matricial de 9 agujas con el carro de tracción colocado:
Vista general de frente:
Detalle del cassete y la unidad de disco:
Detalle del ángulo inferior izquierdo del teclado, donde se ve el conmutador para desconectar “Ear” durante un Save y el conmutador entre 16 y 48 K. de memoria RAM:

Mi primer Modem. Constaba de una resistencia y un condensador (en la imagen se ven dos resistencias y tres condensadores, porque lo hice con materiales de desecho que tenía por casa, y ponía varios componentes para alcanzar el valor. Típicamente, hubiera bastado con una resistencia de 180 ohmios y un condensador de 1 microfaradio. Con este chisme, intercambiábamos información Primi y yo por teléfono. ¿Alguien se atreve a 
explicar cómo funcionaba?:
Otra vista del “Modem”:
Al arrancar con la Rom modificada, salía mi nombre en lugar del de Sinclair:
Vista general con el Curso de Código 
Máquina encuadernado:
Otra vista desde abajo:
Esta vez, la vista es con habitante incluido:

El Curso de Basic y el de Código Máquina, ambos encuadernados. Por cierto, el último capítulo del de Basic, lo escribí yo, pero mi nombre no figuró en la edición final:
Dos importantes libros de consulta. Sobre todo el de la izquierda:
El manual del Microdrive y la 
introducción del Spectrum:
Con este maravilloso libro, empecé a aprender código de máquina y arquitectura de ordenadores:
El legendario manual del Spectrum. ¿Cuántos hemos aprendido Basic con él?:
Las microfichas de código máquina
(estas no las hice yo, aunque se publicaron al mismo tiempo que el curso):
 

Mi colección de MicroHobbys. Igual dentro de unos años vale una pasta:
El legendario número uno. 1984. ¡Que tiempos!:
Mi primera colaboración. Número 13:
Detalle de la disquetera:
La caja de mi primer Speectrum. 
Sí, aún la guardo:
El interface de impresora de Indescomp:

Este es el prototipo de un interface de disco que estábamos desarrollando Primi y yo. Lo abandonamos cuando salió el Disciple:
Primer plano de la tarjeta del interface de disco. Se aprecia que es un prototipo por la cantidad de modificaciones que lleva:
Las tarjetas que usaba para contestar las consultas de los lectores (las que no se publicaban, claro):

Volver